0

El aquí y ahora

El aquí y ahora, siendo consciente

Hoy escribo mi primer post. Después de mucho tiempo pensándolo perdonad si no está muy estructurado o no es lo claro que debería ser, pero tenía tantas ganas de compartir con todos que debía empezar de alguna manera. Prometo ir mejorando día a día, pero al final se aprende haciendo y prefiero dentro de un tiempo volver a leer este post y ver fallos y posibles mejoras que no poder nunca mirar atrás al primer día que me decidí a escribiros.

Yo siempre digo que prefiero arrepentirme de algo que he hecho aunque sea mal, que de algo que quería hacer y nunca llegué a hacerlo.Pincha si quieres seguir leyendo

En estos tiempos tan ajetreados en los que vivimos vamos prácticamente por inercia, automatizados, no prestamos atención ni disfrutamos lo que estamos haciendo.

Las nuevas tecnologías nos sirven para estar continuamente conectados con los demás y con el resto del mundo, pero a su vez contribuyen a desconectarnos de nosotros mismos. Decidme si lo primero que hacéis nada más levantaros es mirar el Smartphone, redes sociales, correo… En lugar de pensar en el día que tenemos por delante y en sus objetivos nos dejamos contaminar por todo lo exterior a uno mismo. Así como vamos a poder reconocer tan siquiera nuestras emociones y mucho menos gestionarlas correctamente. No dedicamos ni un simple momento al día para escucharnos, sentirnos.

Necesitamos empezar a vivir, a sentir nuestra vida, empezando por la manera en la que nos despertamos, es el momento del día en el que deberíamos tener más energía puesto que nos acabamos de levantar de nuestro descanso diario, (esto es algo de lo que hablaremos más adelante puesto que tengo mucho que decir al respecto). Es cuando nuestra mente está más descansada o libre de nuestros pensamientos y sobre todo de nuestras preocupaciones.

La mente como cualquier musculo de nuestro cuerpo trabaja constantemente y hace muy bien su trabajo. Hay que darle el descanso que necesita, el cual consiste en liberarla de esos pensamientos. Este trabajo que parece muy simple no lo es tanto puesto que no lo solemos hacer y como puntualizaba anteriormente, hay personas que no son capaces de hacerlo ni incluso cuando duermen, por eso se despiertan muy cansados, o quien no ha oído decir: -Me levanto como si me hubieran dado una paliza! Esto ocurre entre otros factores por no saber darle a la mente ese descanso que tanto se merece y que una vez empezamos a realizarlo vemos la cantidad de beneficios que nos puede aportar.

¿Y cómo hacer esto de lo que os estoy hablando?

Os propongo dos vías:

  • Yoga
  • Meditación

Aunque realmente la meditación es parte de la práctica del yoga, os la represento en otro punto a parte puesto que me gustaría sobre todo al principio que pusierais especial atención en ella, seguramente será lo que más os cueste. De hecho es lo que más me ha costado a mí, lo he intentado en varias ocasiones y  de diferentes maneras hasta que he encontrado la que me funciona y no sé si os lo vais a creer pero es lo que definitivamente me ha impulsado a empezar a escribir todo lo que a mí me sirve para tanto y que hace mucho tiempo que quería compartir con vosotros, eso sí, acompañado de una práctica regular de yoga e intentando aplicar sus principios en mi vida diaria también.

Yoga significa unión, del cuerpo y de la mente, mediante la práctica ves que siendo más consciente de tu cuerpo, movimientos, de tu respiración… y además intentando dedicarte a ti ese ratito y no estar pensando en otras cosas, verás que poco a poco eres más capaz de ser consciente de todos tus actos, de las actividades que realizas y empezarás a ver tu vida de una forma totalmente diferente.

Yo llevo bastantes años practicando Yoga, con diferentes profesores, diferentes tipos, en diferentes sitios, en casa sola, con algunos amigos, regularmente, con pequeñas y largas pausas…

Lo importante es que una y otra vez vuelvo a mi práctica, sea como sea y cuanto más regular es, mejor me siento, tanto física como mentalmente, esto es algo que nadie te puede contar, que lo tienes que vivir, experimentar tú mismo y cuando eres realmente consciente de lo que te aporta dejas de priorizar otras cosas ante el yoga puesto que ves cómo te nutre en tu día a día.

Espero haber podido transmitirte parte de mi despertar, de lo que a mí me ha ayudado, de lo que siento y haber despertado en ti un poquito de curiosidad para seguir profundizando en este sendero conmigo hacia tu paz interior.

Poco a poco seguiré compartiendo contigo experiencias personales y ejemplos de prácticas para que puedas realizar.

Ayúdame a mejorar, comenta si te ha gustado, te ha servido o si no y por qué.

Namaste.

Henar Pérez.

[contact-form-7 404 "Not Found"]

 

henar

Descubre el yoga y sus beneficios con este espacio en el que compartiré asanas, relajación, meditación y todo lo relacionado con esta disciplina milenaria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *