3

Beneficios del yoga

Para mí uno de los beneficios del yoga más importantes es que nos aporta  conciencia. Conciencia tanto a nivel físico, como mental y emocional. Nuestras herramientas para conseguir los diferentes beneficios son las asanas (o posturas) y los ejercicios de pranayama (o de respiración). Con estas herramientas podemos controlar nuestro estado de ánimo, frecuencia cardiaca, sueño, digestión, ansiedad. Nos aporta beneficios en el sistema nervioso y en nuestros órganos internos. Lo que se traduce en un aumento de nuestro bienestar general y de nuestra felicidad.

beneficios del yoga

Beneficios del yoga a nivel físico

Físicamente aumenta la fuerza, el equilibrio, la elasticidad y esto se ve reflejado también en nuestra mente. Aunque hay que tener claro que en esta disciplina no hay que forzar, ni sentir dolor en ningún momento. Hay que ser honestos con nosotros mismos y respetuosos con nuestro cuerpo. Tenemos que intentar relajarnos y así nuestros músculos estarán más elásticos y evitaremos posibles lesiones. Escucha a tu cuerpo y no sobrepases tus límites.

Beneficios del yoga y la meditación a nivel mental

Practicando meditación ayudamos a nuestra mente a tener esa pausa que necesita para sanarse y continuar funcionando como debe. En concreto si meditamos notaremos muchas mejoras en nuestra calidad sueño, poco a poco veremos cómo descansamos más. O que aún con el mismo tiempo, nos encontramos mucho más recargados de energía al levantarnos. En cuanto a la forma de pensar, notaremos también que estamos más focalizados. Nuestros pensamientos se vuelven más claros puesto que este descanso de nuestra mente, sirve para que esté más lúcida. Estos beneficios los puedes empezar a notar desde tu primera práctica. Pero eso sí, si quieres un cambio significativo tendrás que ser constante. Al principio cuesta, pudiendo incluso desesperar, pero empieza con diez minutos y según puedas aumenta paulatinamente hasta treinta.

Prueba a centrarte en tu respiración, focaliza en ella tu atención. Vuelve a ella una y otra vez cuando tu mente se vaya con un pensamiento. Cuando te des cuenta de que has perdido la concentración o el foco en tu respiración, no te lo reproches. Simplemente vuelve a ella todas las veces que sea necesario. Verás que al principio te cuesta mucho trabajo mantenerte centrado, es normal. Pero con paciencia y constancia veras que cada vez aguantas un poco más.

Beneficios del yoga y la respiración

Mediante la respiración yóguica te puedes calmar físicamente, reducir tu frecuencia cardiaca y al estar más relajado tu mente también se aquietará. Empieza simplemente llevando tu atención a la respiración, a la observación del “prana” o energía vital.

La respiración yóguica es también conocida como completa, consiste en utilizar toda nuestra capacidad pulmonar para respirar, siempre por la nariz. Inhalamos y llenamos desde nuestro abdomen notando como se hincha el diafragma hasta la caja torácica sintiendo cómo se eleva la clavícula. Exhalamos haciendo todo el recorrido a la inversa y vaciando por completo de aire nuestros pulmones. Para aumentar el efecto calmante podemos alargar un poco más las exhalaciones. Durante toda nuestra práctica seremos conscientes de cómo entra y sale el aire en nuestro cuerpo, cómo nos ayuda a recargarnos de energía y también a liberar toxinas y con ellas también tensiones, preocupaciones…

Hay unas reglas que nos pueden guiar a la hora de combinar las asanas y la respiración, inhalamos cuando realizamos extensiones, aperturas de pecho, creando espacio y tirando de nuestra coronilla hacia arriaba y atrás; exhalamos cuando realizamos flexiones, cuando la cabeza va hacia abajo o cuando contraemos el pecho; en las torsiones siempre inhalamos y crecemos desde la coronilla y al realizar la torsión exhalamos haciendo hincapié en la fuerza abdominal para aumentar este retorcimiento en nuestra columna.

Beneficios del yoga y las diferentes asanas

Las asanas de equilibrio nos ayudan a reestablecer nuestro centro energético, también a recuperar nuestra conexión con la tierra, aumentan la concentración, el equilibrio físico y emocional. Son bastante difíciles al principio, pero como todo en este mundo mediante la constancia nos aportarán unos beneficios que superarán con creces el esfuerzo requerido. Por lo tanto, si eres estudiante, o necesitas de un alto grado de concentración en tu trabajo te animo a que empieces a trabajar en ellas.

Mediante la realización de asanas invertidas (en las que colocamos el cuerpo al revés de como suele estar, con la cabeza abajo y los pies y el resto del cuerpo por encima, apoyándonos en cabeza, hombros o manos normalmente) conseguimos revitalizar nuestra energía, mejorar la circulación sanguínea y salud cardiaca, mejoran nuestro sueño y nos ayudan a ver las cosas desde otra perspectiva e incluso cambiar el estado de ánimo. Se suelen realizar al final de la práctica, justo antes de Savasana. A sí que ya sabes, si estas de mal humor, cansado, estresado o simplemente preocupado incluye este tipo de ejercicios en tu rutina diaria.

Si estás leyendo todo lo que te acabo de exponer, a estas alturas supongo que o eres practicante ya de yoga, o tienes claro que vas por lo menos a darle una oportunidad a esta preciosa disciplina que nos aporta este sinfín de beneficios en todos los niveles de nuestra vida.

En resumen el yoga nos ayuda a estar en el presente, aprender del pasado y pensar lo estrictamente necesario en el futuro.

 

Namaste.

henar

Descubre el yoga y sus beneficios con este espacio en el que compartiré asanas, relajación, meditación y todo lo relacionado con esta disciplina milenaria.

3 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *